El país requiere de manera urgente generar plazas de trabajo. Las cifras del primer semestre del 2018, presentadas por el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC) no son muy optimistas, pese a que el desempleo se redujo levemente en un año, del 4,6% al 4,1%. La razón es que del otro lado la situación no es de las mejores: la pobreza por ingresos creció en el mismo período del 21,5% al 24,5%, lo que da cuenta de que algo no está caminando bien en la economía. Por eso, el Gobierno ha visto la necesidad de atraer inversiones, de generar condiciones para que las industrias generen mayores fuentes de empleo y de alentar a los ecuatorianos a desarrollar sus ideas de negocio. Sin embargo, antes lanzarse con todas las ganas a la aventura, analice la vía más adecuada. Le brindamos una guía de los escenarios más simples en el ámbito tributario que le puede facilitar el inicio de operaciones.

 

El RISE reduce los trámites

Régimen Impositivo Simplificado Ecuatoriano (RISE). Aunque su nombre tiene tintes de trabalenguas, en realidad es la opción más básica para formalizar una actividad económica e iniciar con un negocio. Es un sistema voluntario, que, gracias a una cuota mensual entregada al Servicio de Rentas Internas (SRI), exime al contribuyente a pagar y declarar el Impuesto al Valor Agregado (IVA) y el Impuesto a la Renta (IR). Para optar por este régimen impositivo usted debe tener en cuenta varios aspectos importantes:

Está dirigido para pequeños negocios con ventas anuales de hasta USS 60.000 y que cuenten con hasta 10 empleados.

La contratación de un contador para llevar las cuentas ya no es necesaria y tampoco es necesario usar formularios.

Las retenciones a la fuente ya no proceden.

En el negocio solo se entregan notas de venta, no facturas.

Por cada nuevo trabajador, afiliado al Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS), recibe un 5% de descuento en la cuota.

Actividades favorecidas

Agricultura – pesca – ganadería – avicultura – minería – transporte – manufactura – servicios de restaurantes y hoteles – servicios de construcción – trabajo autónomo – comercio minorista

Requisitos de inscripción

Cédula o pasaporte, visa o credencial de refugiado.

Certificado de votación.

Planilla de servicios básicos u otro documento que registre dirección domiciliaria.

 

Obligaciones del contribuyente

Estar atento siempre que su nivel de ingresos anuales no supere el techo definido por el RISE. En caso de que suceda, la autoridad tributaria lo ubicará en el régimen tributario superior, lo cual le supondrá otras obligaciones, como las declaraciones en formularios.

Pagar la cuota mensualmente o acumulada del año, en las ventanillas de bancos o cooperativas que mantienen convenio con el SRI, o vía débito automático.

 

Ingresos en USD                                              Cuota mensual en USD

Entre 0 y 5.000                                                                            420

Entre 5.001 y 10.000                                                                 850

Ente 10.001 y 20.000                                                                1.700

Entre 20.001 y 30.000                                                               2.500

Entre 30.001 y 40.001                                                               3.350

Entre 40.001 y 50.000                                                               4.200

Entre 50.001 y 60.000                                                               5.000

El pago de la cuota se realiza de acuerdo al cronograma de los demás contribuyentes, es decir, conforme el noveno dígito del RUC.

 

Las notas de venta

No pueden ser trasferidos o prestados a terceras personas

Si los comprobantes se emiten por máquinas registradoras, debe constar la fecha de la transacción y el monto de la venta sin IVA.

Se debe entregar comprobantes por ventas iguales o superiores a USD 12, salvo que el comprador exija por cualquier valor inferior.

Al final del día de operaciones, el contribuyente debe sumar todas las transacciones por menos de USD 12 y emitir un comprobante como consumidor final.

Las notas de venta caducadas o con datos incorrectos son inválidas.

 

El régimen impositivo básico

Es el sistema en el que se incluye a las personas naturales no obligadas a llevar contabilidad. Aquí puede ingresar cualquier ciudadano que ejerza una actividad económica, independientemente de si posee título profesional o no. La única condición es que esa persona debe tener por lo menos 180 días de permanencia en el Ecuador.

En este escenario se incluyen un grupo de actividades que el SRI define anualmente. Lo importante es diferenciar bien qué tipo de servicio brinda para que no se confunda a la hora de realizar las declaraciones de impuestos.

Puede acogerse el contribuyente que realice cualquier tipo de servicio y que no sobrepase los niveles de ventas y gastos que cada año establece la autoridad tributaria.

Es necesario mantener una disciplina en llevar un control de todos los ingresos y los gastos y de todas las retenciones realizadas por la provisión del servicio.

No necesariamente debe tener empleados. Sin embargo, si los tiene, deben estar afiliados al IESS y los pagos a esta institución son deducibles. Por otro lado, si genera utilidades, no está obligado a repartir el 15% de participación a trabajadores.

Tener en cuenta los dos beneficios por el lado de los gastos. Uno, los operacionales, que están relacionadas directamente con la actividad y que es deducible. Y, dos, los personales, que también pueden deducirse.

En el caso de los gastos personales, la cuantía máxima de cada tipo de gasto no debe exceder a la fracción básica desgravada de Impuesto a la Renta en:

Vivienda: 0,325 veces (USD 3.662,75)

Educación: 0,325 veces (USD 3.662,75)

Alimentación: 0,325 veces (USD 3.662,75)

Vestimenta: 0,325 veces (USD 3.662,75)

Salud: 1,3 veces (USD 3.662,75)

¿Una sociedad de hecho?

Es una de las formas más simples de arrancar como una sociedad, sin todas las obligaciones que debe cumplir con la Superintendencia de Compañías.

La conformación es simple. Dos o más personas se juntan para conformar una sociedad de hecho, para lo cual elevan ante Notario Público la creación de la firma. Allí delimitan la participación en el capital y el representante legal.

Para arrancar operaciones, se registra en el SRI. En ese momento, la autoridad tributaria lo considera como una sociedad y por lo tanto está obligada a llevar contabilidad y cumplir con todas las obligaciones pertinentes.