Ejercicio al aire libre por al menos cuatro horas. Siete kilómetros de caminata. 124 músculos en movimiento con cada ‘swing’. 18 hoyos. Y una oportunidad única para compartir e intercambiar experiencias entre amigos y socios de la Cámara Ecuatoriano Británica. El próximo viernes 6 de julio de 2018, el gremio comercial binacional llevará a cabo la Copa UHY (British Golf Cup), un torneo de ‘Networking’ de alto nivel. A través de una sana, aunque no menos exigente, competencia, los participantes podrán, no solo tener la oportunidad de divertirse y llevarse la Copa UHY, sino que además servirá como un excelente escenario para construir una red de contactos y negocios. Todo esto con el acompañamiento de una de las firmas auditoras de mayor expansión en el país de los últimos años. Así que lo invitamos a inscribirse para este evento que promete ser un referente para el mundo empresarial del país.

Fecha: Viernes 6 de julio de 2018

Hora: 09h00 am

Lugar: Arrayanes Country Club

Inscripciones: http://camarabritanica.com.ec/uhy-golf-cup/

 

Golf y negocios

Lo que se ha escrito sobre los beneficios del campo de golf en la consolidación de negocios es amplio. Desde el propio presidente de EE.UU., Donal Trump, quien en su libro ‘How to Get Rich’ describe varias anécdotas de cómo levanto su imperio mediante jornadas de golf. “Algunos creerán que estoy perdiendo el tiempo, pero yo lo tomo como un trabajo y disfruto mucho haciéndolo”, señala el polémico mandatario estadounidense.

  • La revista Forbes lo explica con más detalle: El golf implica desafíos, retos y festejos y, tarde o temprano, saca las verdaderas actitudes. Hay que observar cómo reacciona el jugador a una situación adversa, a una situación de enojo y de frustración. Hay que observar si es honesto con el juego y consigo mismo; si se lo descubre en el momento que se le movió la pelota o la acarrea y no se autocastiga, es una “bandera roja” y vale preguntarse: ¿Por qué querría cerrar algún trato con una persona que rasura golpes, avienta su bastón cuando le pega tres veces seguidas mal a la pelota y le habla grosero y déspota al vendedor de refrescos por su frustración?

 

Como es en el golf, es en la empresa

Entre quienes comparten esta forma de relacionamiento, también llamada como ‘Netgolfing’, hay tres coincidencias marcadas entre la práctica del gol y las acciones empresariales. Pablo Herrero, de Golf76.com las describe directamente:

  1. Los malos jugadores de golf se quejan cuando la bola no va al lugar deseado, echándole la culpa de sus fallos al material, al viento, a la bola, al campo, a cualquier otro elemento externo que en realidad es cualquier cosa menos al verdadero culpable de que la bola repose en un lugar no deseado: el jugador.
  • En la empresa sucede lo mismo. Es el empresario y los socios quienes determinan el rumbo del negocio. Ni el mercado, ni la regulación, ni los precios, y otras disculpas que se puedan ocurrir son las responsables de los buenos y malos resultados.

 

  1. Muchas personas comienzan a jugar golf heredando la afición de sus padres, quienes a su vez habían heredado de los suyos. Es un deporte en el que la tradición familiar cuenta mucho, dado que pueden practicarlo perfectamente miembros de distintas generaciones, es una tradición que fluye siempre y cuando se haga de manera natural.
  • En la empresa, de la misma manera, en muchos casos existe una tradición familiar que hace que los hijos continúen con los negocios que ha montado sus padres o generaciones anteriores. Sin embargo, al igual que el golf, esta tradición, por mucho que a un padre le guste que su hijo continúe con su negocio, no siempre se cumple.

 

  1. Cuando se juega al golf es bueno imaginarse el golpe que se quiere pegar. Visualizarlo en la mente antes de ejecutarlo. Se trata un ejercicio que suele dar buenos resultados, sin duda, pero lo importante es la ejecución del golpe en sí mismo. Esta fase previa de planificación del golpe es necesaria, pero en su justa medida. Si se trabaja bien, llegan los buenos resultados. Aunque hay golfistas que se pierden por el camino, en un mar de información que no aporta valor.
  • En el mundo de los negocios sucede lo mismo. A veces los ejecutivos se dejan llevar por mares de datos que intentan transformarlos en información que, a la hora de la verdad, no aporta ningún valor. Lo importante es la ejecución, tener claro lo que se va hacer y hacerlo. Sin miedo al fracaso, sin miedo a fallar, actuando de manera decidida y esperando la respuesta para actuar con base en ella.

 

Algunos datos curiosos

Hay muchas curiosidades alrededor de un deporte que es 90% mental, y el resto también, como tan jovialmente lo definen quienes lo practican. En UHY encontramos algunos de los más sorprendentes, para acompañar así su recorrido hacia el ‘green’ del Arrayanes Country Club.

  • Las primeras pelotas de golf estaban hechas de madera. En 1618 se introdujo la pelota de golf hecha con plumas de ganso apretadas en pieles de vaca o de caballo. Actualmente, en su mayoría, se hace con plástico y el interior de caucho.
  • El número de hoyuelos de una pelota de golf oscila entre 330 y 500, dependiendo de la compañía que diseña las bolas. Sin embargo, una pelota de golf regular tiene 336.
  • Antes de 1930, los palos no estaban numerados, se les identificaba por un nombre concreto: madera 3 (Spoon), hierro 5 (Mashie), hierro 9 (Niblick).
  • La palabra golf proviene del término holandés medieval “kolf” o “kolve” que significaba club. Sin embargo, por muchos años se creyó que eran las iniciales de una frase machista, lo cual ha ido desapareciendo.
  • Las probabilidades de hacer dos hoyos en uno en un mismo partido son de 1 en 67 millones.
  • Al menos el 25% de los golfistas profesionales es mujer.
  • En temporada de calor, las pelotas de golf tienden a viajar mucho más lejos.
  • El golf es el único deporte que se ha jugado en la Luna. El 6 de febrero de 1971, justo antes de despegar el Apolo 14 de vuelta, Alan Shepard jugó dos bolas sobre la superficie lunar.