El año fiscal entra en su recta final y los últimos tres meses pueden ser ideales para realizar los ajustes en los balances de las compañías. Ya en estos momentos, la contabilidad arroja señales claras sobre la posibilidad de acceder a la devolución del Impuesto al Valor Agregado (IVA). Si en sus registros determina que no puede compensarse el crédito tributario, entonces es hora de solicitar esta devolución. A continuación, le compartimos cómo hacerlo.

 

El crédito tributario

  • El crédito tributario resulta de la diferencia entre el IVA de sus ventas menos el IVA de sus compras.
  • Si el IVA ventas es mayor que el IVA compras, queda un impuesto por pagar, el cual se lo cancela a través de las retenciones en la fuente de sus clientes, mes a mes.
  • Si el IVA ventas es menor que el IVA compras, se genera un crédito tributario, es decir, que es un valor que se va acumulando y compensando a medida que se factura.
  • Hay dos tipos de crédito tributario:
  1. Por adquisiciones e importaciones: que es básicamente el que se paga al momento de efectuar una compra a una importación. Se genera crédito tributario por las retenciones en la fuente que hacen los clientes, en el momento en que usted efectúa una factura de venta.
  2. Por retenciones: es el único que es sujeto a reclamo o devolución del IVA.
  • En el primer caso, que es el que aplica a devolución de IVA, los contribuyentes -especialmente importadores y comercializadores- van acumulando crédito tributario, que luego compensan con su facturación. Esto sucede porque, primero compran y acumulan ‘stock’, pero no lo venden inmediatamente; por lo que estos contribuyentes van devengándose el valor del crédito tributario a medida que venden y facturan su mercadería.

 

La solicitud

  • La Ley establece que el contribuyente puede pedir devolución hasta cinco años atrás del ejercicio fiscal vigente.
  • El trámite se realiza a través de varios formularios, habilitados en la página web del Servicio de Rentas Internas (SRI), firmados por el representante legal de la compañía.
  • En los formularios deben constar exactamente, por año y por mes, cuál es el saldo que le quedó a la compañía por crédito tributario. Ese valor aumenta paulatinamente durante el año, hasta totalizar la cantidad exacta motivo del pedido de devolución.
  • Documentar la petición con un detalle de todos los comprobantes de operación.
  • Una vez que se ingresa esa documentación, el SRI tiene hasta 120 días laborables para emitir una respuesta. Dentro de este plazo, la institución puede solicitar alguna información que crean conveniente adicionar.

 

Dos errores comunes

  • El primero es no asegurarse de que todos los comprobantes, especialmente los físicos, cumplan con las condiciones que exige el SRI.
  • El segundo es no tener bien contabilizadas las retenciones de los créditos tributarios, es decir, que registros contables reflejen lo mismo de las declaraciones, que no exista diferencia. A veces, puede tener toda la documentación correcta, pero lo que refleja la contabilidad, no dice exactamente lo mismo.
  • Recuerde que, al solicitar el reclamo, debe estar preparado para cualquier inspección por parte del SRI. La entrega de la documentación no le exime de que la autoridad tributaria pase revista física a su contabilidad.

 

UHY recomienda…

  • Realice un estudio preliminar de cuál es el valor real que se tiene en las cuentas contables del crédito tributario, cotejando con los formularios de declaración y con los comprobantes físicos. Una vez realizado este cruce, asegúrese de los montos que dispone y luego proceda con el pedido de devolución, para no tener ningún contingente posterior. Por último, revise que su reclamo no exceda los cinco años, porque si no va a contraer un gasto con el cual no contaba.