Los contribuyentes podrán deducir del pago de su Impuesto a la Renta hasta un total de USD 3.677,37 de sus gastos en Alimentación, Vestimenta, Educación y Vivienda. En cuanto a Salud, el valor máximo a deducir es la mitad del total de ingresos anuales, pero sin que sobrepase los USD 14.709,50. 

El año se pasa volando y falta un poco menos de la mitad de enero para proyectar los gastos personales que realizará en el 2020. Hasta fin de este mes, los trabajadores en relación de dependencia deben entregar a sus empleadores el formulario en el que estima lo que gastará en los cinco rubros definidos. Como cada año, el Servicio de Rentas Internas (SRI) ajusta los montos máximos de deducción. Cabe indicar, que este año, por la Ley de Simplificación Tributaria, las personas que reciben más de USD 100.000 netos al año no pueden deducir sus gastos personales, excepto en Salud por los gastos en los que incurra por enfermedades catastróficas, raras o huérfanas debidamente certificadas o avaladas por la autoridad sanitaria.

 

La tabla de deducción

La cuantía máxima de cada tipo de gasto no debe exceder a la fracción básica desgravada de Impuesto a la Renta (USD 11.315) en:

Vivienda: 0,325 veces

Educación: 0,325 veces

Alimentación: 0,325 veces

Vestimenta: 0,325 veces

Salud: 1,3 veces

 

Las proyecciones

Salud

Servicios de salud prestados por clínicas, hospitales, laboratorios y farmacias.

Medicamentos, insumos médicos, lentes y prótesis.

Honorarios de médicos y profesionales de la salud con título profesional.

Medicina prepagada y prima de seguro médico en contratos individuales y corporativos.

Deducible no reembolsado de la liquidación del seguro privado.

Alimentación

Compras de alimentos para consumo humano.

Pensiones alimenticias.

Compra de alimentos en restaurantes.

Vestimenta

Cualquier tipo de prenda de vestir.

Vivienda

Arriendo de un único inmueble usado para vivienda.

Intereses de préstamos hipotecarios.

Impuestos prediales de un único bien inmueble del que es propietario y habita.

Educación

Matrícula y pensión en todos los niveles del sistema educativo.

Útiles, textos escolares y materiales didácticos.

Servicios de educación especial para personas con discapacidad.

Servicios prestados por centros de cuidado infantil.

Uniformes.

 

Tenga en cuenta:

Los comprobantes de venta autorizados pueden estar a nombre de cualquier integrante de la Unidad Familiar: cónyuge, conviviente, hijos menores de edad no emancipados, hijos con discapacidad sin importar su edad.

No son deducibles los gastos que se respaldan con comprobantes de venta no autorizados ni emitidos en el exterior.

Cuando el trabajador considere que su proyección de gastos personales es diferente a la originalmente presentada, podrá entregar en los meses de julio o agosto del ejercicio fiscal 2020, una nueva proyección a su empleador.

También podrá hacerlo en cualquier mes del año, en el caso de existir un incremento en el sueldo o salario, o cuando los gastos personales proyectados previamente sean superiores a los que efectivamente se estime efectuar.

 


Quieres mantenerse enterado de este y otro temas síguenos en nuestras redes sociales, escríbenos a nuestro WhatsApp o visita nuestra página web: www.uhyecuador.ec