El último tramo del año arranca y, con este, la hora de los balances y de ponerse al día en las obligaciones. Una alternativa para aliviar esas cuentas pendientes es la remisión de intereses y multas que el Gobierno puso en marcha desde el pasado 21 de agosto de 2018. Desde esa fecha, las personas que mantienen cuentas pendientes con varias entidades del Estado tienen 90 días laborables para aplicar por la alternativa. La remisión tributaria es la condonación de intereses, multas y recargos tributarios, siempre y cuando el contribuyente cancele la totalidad del capital adeudado, dentro del plazo establecido. El proceso no es complejo, sin embargo, resolvemos algunas dudas básicas para optar por esta opción:

 

¿Qué tipo de intereses y multas se pueden acoger a la remisión?

Aquellas en las que el ciudadano mantiene en las siguientes instituciones:

  • Servicio de Rentas Internas (SRI)
  • Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS): patronos y empleados.
  • Servicio Ecuatoriano de Aduanas (Senae)
  • Agencia Nacional de Tránsito (ANT)
  • Instituto de Fomento al Talento Humano
  • Superintendencia de Compañías
  • Superintendencia de Bancos
  • BanEcuador (Banco Nacional de Fomento en liquidación)
  • Gobiernos Autónomos Descentralizados (de aplicación opcional por cada GAD)

 

¿La remisión aplica solo para intereses y multas?

Sí, únicamente para los intereses y multas acumuladas hasta el 2 de abril del 2018.

¿Qué pasa con el capital?

Si usted se acoge a la remisión, se compromete al pago total del capital. Por esa decisión, la entidad pública le condona los intereses y multas generados por la falta de pago. No obstante, es posible acogerse a facilidades de pago, según los reglamentos de cada entidad.

 

¿El SRI permite financiar el pago del capital?

En el caso del SRI, tres tipos de contribuyentes no pueden acogerse a un financiamiento del capital:

  • Empresas con promedios de ingresos brutos superiores a USD 5 millones en los últimos tres años.
  • Integrantes de Grupos Económicos.
  • Deudas por impuestos retenidos, por ejemplo, IVA y retenciones en la fuente de impuesto a la renta.

Para los demás contribuyentes, el financiamiento del capital es posible, bajo las siguientes características:

  • Plazo máximo de pago de dos años. Puede ser menos, según lo que requiera el contribuyente.
  • El capital se divide para cuotas iguales mensuales.
  • No requiere el pago del 20% inicial, que exige la Ley para refinanciamiento.
  • Los contribuyentes del RISE también pueden aplicar al refinanciamiento.

 

¿Qué sucede si se deja de pagar cuotas del refinanciamiento del capital?

El incumplimiento de dos o más cuotas consecutivas da lugar a la terminación automática de las facilidades de pago. Además, el contribuyente deberá cancelar la totalidad del capital en uno solo desembolso.

Al acogerse al refinanciamiento, ¿hay intereses sobre el capital?

No, se congela, porque el contribuyente llegó a un compromiso de pago mensual.

¿Cuándo se retira de la lista de deudores a un contribuyente: al final del pago o al momento de refinanciar?

Cuando el contribuyente mantiene una deuda se le registra como con obligaciones pendientes. Al momento de plantear el refinanciamiento o la posibilidad de pago, se le retira, y puede seguir con su actividad normalmente. Sin embargo, si se atrasa en dos pagos consecutivos, volverá al estatus anteriores.

¿Los litigios que están en proceso continúan si es que se acoge a la remisión?

No. El contribuyente puede acogerse a la remisión, aún si está en litigio. Sin embargo, tiene que firmar un acta de desistimiento de cualquier acción legal, es decir, que una vez que se acoge, jurídicamente acepta que va a pagar y que no tiene derecho a réplica.